Porque cuando vacías tu correo electrónico contribuís a reducir la huella de carbono

El envío diario de mensajes de agradecimiento, de buen día o en los que se confirma su recepción, genera toneladas de gases de efecto invernadero.

En términos generales, una huella de carbono es la cantidad total de gases de efecto invernadero producidos para apoyar directa e indirectamente las actividades humanas, normalmente expresada en toneladas equivalentes de CO2. En ese sentido, establecer la cantidad exacta de CO2 que se produce al enviar un correo electrónico incluye muchas variables, entre ellas: La energía que se necesita para difundir el correo electrónico por Internet, el procesarlo, almacenarlo, visualizarlo, releerlo y, después de un tiempo, eliminarlo; esto a su vez requiere de computadores, servidores, y routers repartidos por todo el mundo que operen con diferentes niveles de eficiencia energética, sin dejar de lado, el consumo en la fabricación de toda esa infraestructura. 

De esta manera, es necesario precisar que con 3,5 millones de correos electrónicos enviados por segundo en 2020 y una huella equivalente a 0,3 g de emisiones de dióxido de carbono (CO2e) por cada correo sencillo, o 50 g de CO2e por uno con un archivo adjunto pesado, según el libro de Mike Berners-Lee, How Bad are Bananas: The Carbon Footprint of Everything; el correo electrónico adquiere un papel fundamental en la contaminación del mundo a través del Internet.

Hecha esta salvedad, se suele asociar las emisiones de CO2 con los tubos de escape de los vehículos o las chimeneas de las fábricas, también se conoce que el aire acondicionado o las cocinas eléctricas consumen grandes cantidades de electricidad; sin embargo, comúnmente no se relacionan los clics que se hacen cuando se navega por internet con el consumo de electricidad y las emisiones de gases de efecto invernadero.

Al respecto conviene cuestionar, ¿Cuántos correos electrónicos innecesarios envía en el transcurso del día? ¿Suele enviar mensajes con un simple “gracias”, un “recibido” o un “que tengas un buen fin de semana”? ¿Limpia el buzón tras recibir correos promocionales de los que no está interesado/a? Prescindir este tipo de mensajes, aunque a primera vista pueda parecer descortés, y no acumular los que no necesita, reduce notablemente la huella ecológica. Así lo concluye una investigación realizada por la compañía energética Ovo, tras analizar el impacto de los 64 millones de correos innecesarios enviados a diario por los ciudadanos del Reino Unido, además, cabe destacar que el número de correos electrónicos enviados y recibidos al día en todo el mundo no ha dejado de incrementar desde el 2014, según Statista (portal de estadísticas de actualidad).

Así pues, el usuario, a título personal, puede contribuir a reducir su huella de carbono digital, ya que las pequeñas acciones cuentan y con sólo eliminar los correos electrónicos antiguos se puede ahorrar energía. Por ejemplo, al eliminar 30 mensajes del correo se ahorra 222 W, aproximadamente el promedio de una bombilla de bajo consumo que se deja encendida durante un día (216 W). Por ende, a medida que nuestra dependencia del correo electrónico y otros aspectos en que la economía digital se hace más extensa, hay que ser conscientes de las demandas energéticas que surgen con ella.

Si bien, la huella de carbono de un correo electrónico no es enorme, sí es significativa cuando se trata de millones de envíos por segundo; de modo que es una excelente ilustración del principio más amplio de eliminar los residuos digitales en nuestra vida diaria. Cada vez que se da un pequeño paso para cambiar nuestro comportamiento, ya sea enviando menos correos electrónicos o llevando una taza de café reutilizable, debemos tratarlo como un recordatorio para nosotros mismos y los demás.

Cambio climático: así contamina un mail que envías - Uppers

En Human Hands, creemos en la idea de luchar juntos contra la crisis climática, con proyectos de doble y triple impacto ambiental, y, realizando cambios diarios que reducen el carbono, al tiempo que mejoramos la calidad de vida. Por eso queremos demostrarle a la comunidad como cada acción tiene un resultado positivo para el medio ambiente.

¿Te unes? #nomoretrashandemails #borraemailsyreduceCO2

Referencias

How bad is email for the environment? (25 de enero de 2017). The Washington Post. Recuperado de: https://wapo.st/3yAKT4S

Los correos electrónicos promocionales innecesarios provocan la emisión de 820.000 toneladas de CO2 al año en España. (18 de febrero de 2021). PR Newswire. Recuperado de: https://prn.to/2T64NWm‘Think Before You Thank’: If every Brit sent one less thank you email a day, we would save 16,433 tonnes of carbon a year – the same as 81,152 flights to Madrid. (26 de noviembre de 2019). Ovo Energy. Recuperado de: https://bit.ly/2VkBgZC

Autor/a del artículo: Ximena Alexandra Olarte Tovar

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Posts Relacionados